• Rugby Femenino: De la región a la Selección Nacional

  • Rugby Femenino: De la región a la Selección Nacional

    Deportistas  a todo terreno y con  un reciente campeonato Sudamericano pre olímpico en Santa Fe, Argentina, son las únicas exponentes locales de este deporte de alto contacto que integran la Selección Nacional de Rugby.

    Ambas se conocieron en el Panteras Seminario Rugby Club y juegan en la modalidad Seven (dos tiempos de siete minutos y un descanso de dos minutos), por lo mismo la exigencia es más alta. Gabriela Hidalgo Araya, tiene 23 años y es estudiante de Pedagogía en Biología, practicó ciclismo de los 5 a 12 años, luego atletismo hasta que en el año 2007 comenzó en el Rugby tras un taller deportivo de dicha disciplina,  su primer equipo se conformó como “Seminario Rugby Club”. Por otra parte, Daniela Corral Rudloff, es una ovallina que anteriormente destacó en atletismo y handball, ya radicada en La Serena hace 6 años, cursa su último año de Kinesiología en Inacap. “Comencé a jugar Rugby el 2011, ya que mi hermano mayor jugaba y siempre lo iba a ver, me gustaba harto, hasta que un día asistí a una clínica de Rugby a Ovalle, desde ese día no pare de entrenar”, señaló.

    Dicho deporte es absolutamente colectivo, consiste en llegar al otro extremo de la cancha, al “in goal” donde el pase siempre tiene que ser hacia atrás y anotas tocando el balón con el suelo. Si tú no tienes el balón en tus manos, el equipo contrario no puede tocarte ni tacklear. La forma que hay de quitar el balón es interceptarlo a momento en que va en el aire al dar un pase y la otra forma que existe es cuando tu caes, inmediatamente tienes que soltarlo para dar la posibilidad a cualquiera de los dos equipos de continuar el juego, un juego ágil dinámico donde se necesita de mucho estado físico.

    Selección Nacional Femenina

    En Noviembre de 2011, Daniela fue llamada por primera vez como pre- seleccionada a Viña del Mar de Rugby 7, “era la más chica pero fue gratificante ya que aprendí mucho y me motivo demasiado,  acá en la región somos el único equipo así que cuesta medirse y salir adelante para mantenerse en el seleccionado, pero pese a todo eso es una experiencia única de la cual me siento orgullosísima. A nivel personal obvio que mi primer campeonato fueron los Juegos Bolivarianos en el 2012 y el campeonato más importante fue el último que tuvimos en Santa Fe, Argentina porque eran los clasificatorios a los Juegos Olímpicos (JJ.OO), afirmó.

    En este sentido, Gabriela fue llamada en octubre de 2009 y en noviembre de ese mismo año competió por primera vez como seleccionada nacional en un torneo internacional que se realiza cada año en Uruguay. Al igual que su compañera, su torneo más relevante, ha sido el Campeonato Sudamericano de Santa Fe en junio, “la experiencia fue buenísima por la alta competitividad con equipos de Argentina, Colombia, Uruguay y a nivel latinoamericano el equipo”, afirmó.

    Beneficios del deporte

    Finalmente para estas destacadas chicas del deporte regional y nacional, el deporte en su concepto global ha significado en sus vidas diversos beneficios, para Daniela, es saber jugar en grupo, no ser tan egocéntrica por tener otras compañeras a su lado con las cuales comparte y gracias a ellas se genera el juego en equipo “me ha reforzado el respeto, compañerismo, humildad por mi rival y el equipo, querer y defender a mis amigas como si fueran hermanas”. Asimismo, Gabriela destaca que los mayores beneficios han sido tener confianza en sí misma y en el grupo, apoyo, solidaridad, afianzar lazos en la cancha y fuera de ella, es una entrega de valores constante, desde cualquier perspectiva el deporte es altamente positivo. Según la Federación de Rugby Chile (Feruchi), esta actividad está organizada entre Arica y Punta Arenas, incluyendo Rapa Nui, se registran 16.000 jugadores, de las cuales se incluyen solo 350 mujeres integradas en 15 clubes, siendo la gran mayoría de regiones.