• Verano en la IV Región: un abanico de sueños y posibilidades

  • Verano en la IV Región: un abanico de sueños y posibilidades

    Ya comenzó el verano 2016, y como todas las temporadas, nuestra Región de Coquimbo asoma como uno de los destinos más interesantes del país para turistas nacionales y extranjeros. Y aunque para muchos, las bellas playas de Tongoy y el Elqui mistraliano siguen siendo los principales símbolos del turismo regional, lo cierto es que durante los últimos años se ha consolidado una gran diversidad de panoramas ubicados a muy poca distancia entre sí.

    En una entrevista realizada hace algunas ediciones, Alberto Duarte, director regional de Sernatur, puso el énfasis en esta gran fortaleza. “En un mismo destino, no más allá de una hora y media de distancia, puedes disfrutar una reserva natural como Pingüinos de Humboldt, almorzar gastronomía marina del mejor nivel en la zona costera, subir en la tarde a visitar y recorrer una viña, y en la noche observar estrellas. Eso hace que el destino sea muy dúctil”. En efecto, hoy la región posee una diversidad que incluye desde el Astroturismo al circuito de playas desde Pichidangui hacia el norte, o los paseos a los valles del Quilimarí (y su ruta del cuarzo), del Choapa y del Limarí. A este último dedicamos una nota en esta edición, en la cual hablamos de la ruta del vino y cómo ésta se entrecruza con la ancestral cultura Molle. La invitación, entonces, es a conocer y hacer difusión de las maravillas de nuestra Región.