• El llamado de los ancestros

  • El llamado de los ancestros

    A comienzos de marzo, la región se vio sorprendida con la noticia de un espectacular hallazgo: en el sector de El Olivar, trabajadores de la construcción de la carretera que unirá a las ciudades de La Serena con Vallenar encontraron accidentalmente osamentas de las culturas Molle, Ánimas y Diaguitas, cuya data se estima en más de 1.000 año de antigüedad. Cementerios y zonas habitacionales, conchales, fogones, herramientas, todo se fundía en un mundo perdido en el subsuelo. Finalmente, fue la visita del Ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, la que respondió dos preguntas claves: la carretera estaría en servicio en mayo de 2016, y los hallazgos serían trasladados al Museo Arqueológico de La Serena.
    ¿Vale la pena remover todo? Se estima que el sitio de hallazgos, en la realidad, alcanzaría “por lo menos” 25 hectáreas. El rescate, por su parte, podría alcanzar dimensiones insospechadas: al cierre de esta edición, los trabajos en El Olivar habían encontrado 11 indicios de tumbas (de un total de 49) y 150 cuerpos. De seguir a este ritmo, expertos en terreno no descartan llegar, incluso, a la abrumadora cifra de 1000 osamentas ¿Es conveniente, desde el punto de vista ético y científico, realizar un rescate a esa escala? ¿Por qué mejor no construir un museo en el lugar? Mientras, testimonios y vivencias de nuestros ancestros descansan bajo el suelo de El Olivar.