• Hornos Solares: Un deleite rural

  • Hornos Solares: Un deleite rural

    Cada vez más personas del interior de la Región de Coquimbo cocinan en “hornos solares” con el fin de cuidar el medioambiente y su economía. Dos especialistas en el tema nos relataron los beneficios de esta alternativa.

    horno-solar-europa

    Los hornos solares se han convertido en una nueva opción para cuidar en medio ambiente, los cuales funcionan con la energía del sol, acumulando calor de manera gradual, cocinando los alimentos lentamente y a temperaturas más bajas que los métodos tradicionales. Al no utilizar leña ni gas, se ahorra y se reduce el impacto medioambiental. El costo de estos hornos dependerá de los materiales que se usen, existiendo dos tipos: los ligeros y los de gran capacidad. Para construir un horno solar ligero se requieren: 2 cajas de diferente tamaño, papel, cartulina negra, 4 láminas de cartón, papel de aluminio y pegamento de caucho. Primero, se debe forrar el interior de la caja más pequeña con cartulina negra y colocarla dentro de la caja más grande, de manera que entre las paredes de ambas cajas haya un espacio de 2,5 cm y rellenarla con pedazos de papel. Luego se debe cubrir las láminas de cartón con papel de aluminio y engancharlos en la parte superior en cada lado de la caja, de manera que cada reflector quede en un ángulo de 45°.

    Los hornos de alta capacidad tienen un costo mayor, debido a la calidad de sus materiales. Con respecto a esto, el ingeniero electrónico Rudy Viscarra, -quien junto a la analista de sistemas Danitza Bugueño se dedican al diseño y venta de modelos de autoconstrucción de hornos solares-, explica que “nuestros hornos están hechos de pino seco cepillado. Para aislar utilizamos fibra de vidrio, con un recubrimiento de terciado de mueblería. También usamos reflectores e interiores de acero galvanizado y vidrios para el termopanel, los que evitan la disipación del calor”.

    Danitza destaca que al usar hornos solares, “los alimentos conservan su valor nutricional y se realza su sabor”; argumentando que “la preparación de la comida demora dos horas. Si está nublado es recomendable cocinar arroz o verduras cortadas en cuadritos para facilitar su cocción. Si el sol está fuerte, puedes hornear carnes y pan”, relata.

    De acuerdo a la implementación de estos hornos en la Región de Coquimbo, la especialista asegura que “es mejor instalarlos en zonas rurales, porque las personas pueden dedicar más tiempo al cocinar y el valle es más soleado que la costa”.

    Interesados contactarse con Ruddy Viscarra llamando al 9-77243878.