• Valle del Encanto: belleza indómita en el corazón del Limarí

  • Valle del Encanto: belleza indómita en el corazón del Limarí

    Valle del Encanto: belleza indómita en el corazón del Limarí

    Petroglifos, pictografías y un llamativo entorno que mezcla lo mágico con lo religioso destacan dentro del Valle del Encanto. A tan solo 24 kilómetros al poniente de Ovalle.

    Misterioso y encantador, rico en belleza natural y dueño de un patrimonio arqueológico e histórico envidiable es el Valle del Encanto, un museo al aire libre ubicado a pocos kilómetros de la ciudad de Ovalle en la Provincia del Limarí.

    Reconocido por su exquisitas condiciones geográficas, este fue el paraíso de cazadores y pastores de culturas pre colombinas, quienes desde hace más de dos mil años comenzaron a habitar el lugar atraídos, entre otras cosas, por la gran cantidad de agua existente aún en épocas de sequía.

    Sin duda un llamativo aliciente que aún hermosea el  valle no solo desde lo visual, ya que al caminar por sus senderos resulta impagable poder escuchar el agua escurrir entre las piedras que rodean el río.

    Declarado Monumento Histórico, el Valle del Encanto posee más de tres hectáreas de extensión y tiene como uno de sus grandes atractivos las denominadas “piedras tacitas”, unos morteros de piedra con perforaciones del tamaño de una taza de café que se creen eran utilizadas para guardar y moler alimentos.

    Esto se suma a los pozones que se van encontrando en el camino y que no son más que perforaciones en la formación rocosa que varían de profundidad y diámetro, llegando a caer dentro de ellos entre una a dos personas. Sin duda un atractivo natural y turístico imponente.

    Por todo esto, y por la riqueza incalculable que este monumento histórico representa para la zona, es que se han realizado constantes llamados tanto a turistas nacionales como extranjeros para que ayuden a su conservación; siendo medidas como el cercado de cuerdas de los petroglifos algunas de las maneras en que se está tratando de proteger este patrimonio nacional.

    Uno digno de visitar y dar a conocer, y cómo no si la magia que lo rodea se siente en el aire.

     

    Misterio en el Valle

    Si hay algo realmente digno de conocer y que potentemente llama la atención no solo de turistas dentro del “Valle del Encanto”, es el petroglifo con forma de figura humana que está estampado en una de sus rocas.

    Lo llamativo de este dibujo, y que claramente despierta el misterio en quienes tienen la oportunidad de conocerla, es que tiene a su lado dibujado un sol y en su cabeza algo que se asemeja a un casco con antenas, simulando formas extraterrestres.

    Al respecto existen varias teorías, dentro de las que destacan se cuenta que en este sitio se realizaban antiguos rituales diaguitas en los que se les pedía ayuda sobrenatural a seres de otros lugares para una buena cosecha y ganadería.

    Algo que, sin duda, llama la atención más aún considerando la mística vibra que atrapa a sus visitantes.

    El Valle del Encanto, un lugar que fácilmente puede ser recorrido a pie, está lleno de magia e historias. Un encantador museo al aire libre.