• Adapta surf: La escuela inclusiva de Surf en la región de Coquimbo

  • adapta surf

    Adapta surf: La escuela inclusiva de Surf en la región de Coquimbo

    Adapta surf: La escuela inclusiva de Surf en la región de Coquimbo

    Durante una tarde de playa en Totoralillo, niños de la “Fundación Cpued” le pidieron al surfista Cristian Encalada que les enseñara algo sobre su deporte. Lo que podría haber terminado en solo una tarde de enseñanza, inspiró a Cristian en algo más transcendente.  Tras reunirse con otros surfistas y profesionales, fundó la primera escuela de surf inclusivo en la región de Coquimbo. Hace más de cuatro años, nació el proyecto Adapta Surf.

    Con pasión y convicción, hoy los pupilos de Cristian son expertos en las olas de Totoralillo, Peñuelas y Las Tacas. El comienzo de la escuela fue largo, pero no hubo algo que los detuviera. “Nos hemos encontrado con hartas barreras, pero los mismos chicos nos dicen que no hay una barrera para no hacer las cosas”, asegura Cristian, quien ha visto que no solo los alumnos están presentes en la playa, sino también sus familias.

    Los entrenamientos

    “Nosotros invitamos a que vengan niños a participar de Adapta Surf, todo es totalmente gratuito. No se paga nada, tenemos equipos, instructores ISA y surfistas que están en el ranking nacional, trabajando con nosotros”, relata el director de la escuela.

    Los alumnos practican en diversas costas, entre ellas, la Playa Grande de Totoralillo, Peñuelas y Las Tacas. Casi siempre participan entre 15 a 18 niños, guiados por profesionales instructores de surf (ISA).

    Conoce aquí el circuito de playas de Coquimbo

    Miguel Rojas es alumno de la escuela y entrena casi todos los días. “Mis entrenamientos los hago en Las Tacas con los chiquillos de Riders Surf. Primero consistió en harto remo, tomar la ola, después el desplazamiento y el equilibrio”, explica el joven el cómo fue el inicio de esta carrera como surfista.

    En las prácticas utilizan tablas que han sido adaptadas para los alumnos, y los buenos resultados obtenidos los han impulsado a luchar por metas grandes; además, la escuela ha participado en varios campeonatos mundiales que les han invitado.

    Para Carlos Pérez, quien ha sido deportista por un largo tiempo y posee una discapacidad física, confiesa que al subirse a la tabla se siente emocionado. “Es una felicidad que no la puedo expresar muy bien. Ya no tengo límites, esa es la verdad. Jamás los he tenido y jamás los voy a tener”, expresa.