• Conoce aquí la propiedad cicatrizante de la papaya chilena

  • Conoce aquí la propiedad cicatrizante de la papaya chilena

    Si para una persona sana la cicatrización es un proceso molesto y doloroso, imagínate como lo es para enfermos crónicos. Pacientes diabéticos o inmudeprimidos deben lidiar a diario con heridas de difícil tratamiento. Pero aquí les traemos buenas noticias.

    Una investigación realizada por el químico farmacéutico, Abraham Schnaiderman, encontró propiedades curativas en la papaya chilena. Para el experto, “la papaya ha demostrado mejorar la cicatrización de heridas y quemaduras. Su planta, el papayo, tiene un sistema de defensa parecido al de los humanos.

    Es decir, cuando una planta sufre un trauma físico, las proteínas que están presentes en su látex son liberadas, formándose así un coágulo en la lesión. El papel proliferativo asignado a las enzimas es restricto a las células en estado normal de desarrollo, y que por el contrario, cuando son usadas en células tumorales producen un efecto oncostático o anticancerígeno. En un estudio histológico (disciplina que estudia los tejidos) de órganos después de la necropsia, no se mostró evidencia de anormalidades. No hay un efecto tóxico visible

    “Las enzimas han demostrado mejorar la cicatrización de heridas y quemaduras, por radiación atómica junto a la actividad mitogénica (mitosis). Cuando se incuban con células fibroblásticas, se observa una mejor recuperación de las heridas en la piel. También, una acelerada curación de la ulcera gástrica inducida”, destacó el profesional.

    Uso y aplicaciones

    Además de la debridación (eliminación del tejido dañado) natural que estimula la curación de la herida, con el tratamiento diario, se podrán evitar amputaciones de extremidades, entre otras. De esta manera, se podrán prevenir reacciones secundarias de medicamentos, aseos quirúrgicos, operaciones y manipulaciones.

    También en el tratamientos de acné, manchas, cicatrices y quemaduras. Y ya se están estudiando nuevas aplicaciones.

    Finalmente, el profesional recomienda que la forma más adecuada de consumir papaya es ingerirla de forma cruda. A más de 40° C  las proteasas se desnaturalizan y pierden todas sus propiedades.