• Polen de abejas: ¡Lo que le falta a tu día a día!

  • Polen de abejas: ¡Lo que le falta a tu día a día!

    Las abejas son conocidas por su milagrosa labor en la naturaleza, y su trabajo ayuda a mantener la vida en la Tierra. En esta ocasión, indagaremos sobre el polen, principal materia prima de estas criaturas antófilas.

    El polen es recogido por las abejas desde las flores y transportado a través de sus patas hacia el panal. Allí, es utilizado para alimentar a las larvas, pues contiene componentes vitales para su desarrollo como las vitaminas C, D y E, sales minerales (calcio, potacio) y aminoácidos. De hecho, es gracias a estas cualidades que el ser humano comenzó, también, a incluirlo en su nutrición.

    Aporte nutricional

    El polen contiene gran parte de los aminoácidos esenciales que no produce el cuerpo y que solamente se pueden incorporar a través de la dieta, este polvo seminal ayuda a fortalecer el sistema inmune y, de esta forma,  a prevenir enfermedades en los distintos sistemas del organismo.  Recomendable totalmente, debido a su carga proteica y a la cantidad de aminoácidos que lo constituye; sobre todo para las dietas vegetarianas, en las cuales hay ausencia de proteínas.

    Si bien no hay contraindicaciones, de todas formas  se recomienda realizar un test de alergia para prevenir. Se debería considerar la tolerancia al polen y consumirlo en cantidades bajas, hasta comprobar cuál es la cantidad que produce una reacción alérgica. Y con respecto al consumo, no existen límites etarios: La recomendación para adultos es 32 gr; entre de 3 a 5 años, 12 gr; entre 6 a 12 años,16 gr; y más de 12 años, 20 grs.

    El polen se puede consumir por vía oral, en estado crudo o molido, y por lo general se agrega a la leche, al yogurt o a una macedonia de fruta, pues su sabor es un poco amargo. Interesados, pueden solicitarlo a productores acuícolas o encontrarlo en las eco – ferias que se realizan en Coquimbo y La Serena.