• Reserva del Pingüino de Humboldt: un “Sitio de Esperanza”

  • Pingüino de Humboldt

    Reserva del Pingüino de Humboldt: un “Sitio de Esperanza”

    A 116 kilómetros al norte de La Serena se ubica Punta de Choros. Este balneario alberga la Reserva del Pingüino de Humboldt, una de las mayores biodiversidades del planeta.

    El archipiélago Humboldt incluye ocho islas e islotes de diversa extensión. Gracias a las condiciones climáticas y geográficas es un entorno rico en alimentos para las especies migratorias y locales. Allí es posible hallar el 80% de la nidificación del Pingüino de Humboldt. Además de exuberantes aves marinas (atención amantes del orniturismo), podrás encontrar colonias de lobos de mar y simpáticos chungungos. También juguetones delfines, elegantes orcas y grandes ballenas jorobadas.

    ¿Y por qué están allí?

    Toda esta biodiversidad se debe al fenómeno de surgencias marinaEs decir, masa oceánica rica en plancton y otros micronutrientes salen a la superficie y atraen increíbles y asombrosas especies marinas. En una analogía humana, es la estación de servicios para las viajeras especies marinas.

    Conoce Punta de Choros, la entrada norte de la región de Coquimbo.

    Lugar de esperanza 

    A raíz de toda esta maravilla, la famosa oceanógrafa y exploradora estadounidense, Sylvia Earle, denominó al archipiélago como “Hope Spot”. A través de la fundación internacional Mission Blue, Earle busca alivianar las presiones de los grupos de interés en la extracción de recursos marinos y transformación del entorno.

    Al tratarse de una de las organizaciones de conservación marina más prestigiosas del mundo, ayudan a visibilizar a la comunidad científica un punto internacional de conservación. El objetivo es que estos sitios se conviertan en área marina protegida, para así restringir por ley la actividad humana en ese entorno.

    Además, existen caletas ancestrales, que aún son ocupadas por las comunidades locales. Respetando sus tradiciones y su entorno natural, sus habitantes han desarrollado un creciente polo de ecoturismo. A su vez, como declaran los mismos pescadores, mantienen tradiciones milenarias que han heredado de los mismos “Changos”.  

    PELIGRO

    En el 2010 fue la termoeléctrica Barrancones, ahora es la instalación de la minera Dominga la que hace peligrar. Aunque los ejecutivos de esta empresa afirman que sus faenas no producirán impacto, la instalación de un megapuerto aun siembra dudas. Muchos errores humanos han causado que, lugares como este, hoy sean zonas de sacrificio en Chile.

    Pese que esta última iniciativa fue rechazada en la región de Coquimbo y en el Comité de Ministros, ante un reclamo de la empresa en el Tribunal Ambiental, esta jurisprudencia hizo retrotraer todo el proceso. ¿El riesgo? La ejecución del proyecto en desmedro de las especies que por generaciones han vivido allí.