• Tata Afila, el legado viviente de un oficio en extinción

  • Tata Afila

    Tata Afila, el legado viviente de un oficio en extinción

    Tata Afila, el legado viviente de un oficio en extinción

    La Serena es una ciudad llena de tesoros patrimoniales. Esto queda demostrado en la línea arquitectónica colonial de sus edificaciones, pero también en las costumbres y personajes vivientes que son patrimonio cultural de la región de Coquimbo.

    Descubre los 6 lugares imperdibles de La Serena

    Sí nombramos a Osvaldo del Rosario Espejo, seguramente no le recuerda a nadie. Sin embargo, esa es la identidad formal del “Tata Afila”, uno de los vecinos más famosos de La Serena. Un ícono de la comuna, quien hasta el día de hoy continúa ejerciendo un oficio en extinción. Junto a su gorro con hélices, y una motivación envidiada por el más optimista, recorre las calles de la comuna ofreciendo sus servicios.

    ORÍGENES

    El “Tata Afila” nació en 1936 en Paihuano, pero ha estado casi toda su vida en La Serena. Dice que llegó a este oficio después de vender diario por más de 40 años. En un tiempo, no eran muchas las ganancias que tenía como suplementero y complementó los ingresos afilando tijeras y cuchillos. Al final, decidió combinar este hacer con un particular disfraz y así nació el personaje.

    De Paihuano dice no tener muchos recuerdos porque sus padres se trasladaron a La Serena cuando tenía algo más de un año. Su trabajo lo inicia pasadas las 9 de la mañana, aunque durante muchos años, mientras fue suplementero, se levantó a las cinco de la madrugada.

    Su recorrido lo lleva por el Centro de La Serena, Vista Hermosa, Bosque San Carlos, Tierra Blancas y Las Compañías. Aunque esta última la evita por la gran cantidad de subidas. Por la tarde, para llegar a su casa en La Antena, hace dedo a los automovilistas en la subida a un costado del Parque Coll.

    Conoce la historia de una legendaria tejedora de Tulahuén

    PREMIOS

    Por entregar tanta alegría y colores a las calles de La Serena, el “Tata Afila” ha recibido importantes reconocimientos. En abril de 2015, fue uno de los ganadores del premio del Día del Trabajo realizado por el famoso filántropo Leonardo Farkas. Aunque su objeto de más orgullo es el hecho de haber sido merecedor de la medalla “Ciudad de La Serena”. Este último galardón, lo lleva al nivel de la poetisa Gabriela Mistal.

    No hay duda de que don Osvaldo Espejo merece estos premios y muchos más. No son pocas las personas que lo describen como una persona generosa y gentil. Por ello, sí lo ve en la calle salúdelo y recuérdele lo especial que es para nuestra querida ciudad.