• Fundación Hola Buceo, un ejemplo de perseverancia y fe más allá de la discapacidad

  • Fundación Hola Buceo, un ejemplo de perseverancia y fe más allá de la discapacidad

    Cuando escuchamos la palabra buceo o buzo de inmediato viene a nuestra imaginación hombre o mujeres con un estado físico extraordinario como en la película Azul Profundo. Pero, que dirías sí te contara que este extraordinario deporte está siendo utilizado como un método terapéutico, y de inclusión, para personas con diversas discapacidades.

    La fundación Hola Buceo, de la Región de Coquimbo, hizo realidad para los que muchos parecía imposible. Que un amputado, por ejemplo, o parapléjica lograra usar tanque de oxígeno y se sumergiera en el agua sin problema. Además, de este trabajo físico, también se ha logrado cambiar la mentalidad de decenas de indiviuos que muchas veces la sociedad los hace perder la esperanza.

    Orígenes

    Erasmocarlo Soto, precursor de Hola Buceo, comenzó a practicar esta disciplina desde que tenía 14 años. “En Antofagasta armé mi primera escuela que se llamó Cetáceos. Posteriormente, se dispuso un equipo donde trabajaba y la misma empresa me trasladó a Coquimbo. Lamentablemente, dejé un poco de lado la práctica porque no había quienes se sumergieran al mar a las 5 de la mañana”, explica.

    Relata que lamentablemente tuvo un grave accidente en su trabajo, por rescatar a otros compañeros de labores, y quedó con discapacidad momentánea. “Tenía muchas ganas de volver a bucear, pero cada vez había más impedimentos para hacerlo. Sentí que, a pesar de tener todas las competencias, el simple hecho de tener mis rodillas malas hacía que hubiera una muralla. Por ello decidí ser instructor de buceo adaptado y, en la actualidad, soy el único en la región, cuando debería haber muchos más”.

    Fundación

    Soto dice que el primer impulso para que naciera Hola Buceo fue una instancia de sanación propia. “Después me decidí a compartir esta maravilla con gente que jamás pensaron que lo haría. He tenido alumnos con ceguera, otros con síndrome de Down, entre otros. Entonces, para mi es un desafío muy grande que paso a paso voy cumpliendo”.

    Las limitaciones, para que las personas con discapacidad, practiquen algún deporte son injustificadas. “Pero la mentalidad está cambiando, ya que algunos instructores de deportes extremos como parapente o surf están dando. Falta mucho por hacer, pero ya partimos”.

    Cambio de Actitud

    Por supuesto que los alumnos experimentan una evolución y no son los mismos después de hacer cualquier deporte. Al respecto Erasmocarlo Soto dice que “por ejemplo mi mejor alumno es Marco Cerda quien controla el equipo de buceo a la perfección y el jamás pensó que llegaría a ese grado de conocimiento. Incluso, él es un ejemplo para los otros estudiantes. También, hay una persona no vidente que arma los instrumentos a la perfección, sin ayuda alguna”.

    Finalmente comenta que hace falta mucha infraestructura y que espera que se concreten los proyectos comprometidos.

    Sí quiere colaborar o participar en esta hermosa iniciativa puede visitar las redes sociales en twitter https://twitter.com/HolaBuceo o Instagram https://www.instagram.com/hola.buceo/. También te puedes comunicar con Erasmocarlo Soto al +56 9 3397 6722.

    Nada es imposible, todos con voluntad podemos llegar más allá. Motívate y conoce este hermoso proyecto.

     

    ALFREDO CEA EGAÑA: LA AVENTURA ETERNA CON EL MUNDO MARINO