• Bosque de Chañar, fruto del desierto al sur de Tulahuén

  • Bosque de Chañar, fruto del desierto al sur de Tulahuén

    Un verdadero tesoro natural se esconde en el camino que une Tulahuén, con Las Ramadas, en Monte Patria. Se trata del Bosque de Chañar, que se ubica precisamente en la Quebrada de Macano, Ruta D -597.

    El bosque ubicado en nuestra región es casi un regalo. Son 50 árboles maravillosos, que entregan un fruto del cual se elabora miel o arrope conocido ampliamente en nuestra zona, y también en el exterior. Destaca la belleza de su tronco verde, flores amarillas y puede medir hasta 7 metros de alto.

    Características

    El Chañar es una especie nativa que tiene la gran particularidad de crecer, sin ningún problema, en suelo arenoso, por lo que se le encuentra entre la región de Arica y Coquimbo.

    En su follaje el enramado del Chañar es cuantioso y, en conjunto con el abundante ramaje amarillo verdoso, proporciona una imagen redondeada a la copa del árbol.

    Florece de septiembre a octubre, en primavera y de manera muy vistosa, la mayoría de las veces antes de la foliación. La rama del Chañar tiene botones de la flor del árbol, cuyos pétalos están pigmentados por un amarillo intenso.

    Su fruto se desarrolla de noviembre a enero, es dulce y comestible. Se utilizan muy comúnmente tanto para fines culinarios y medicinales en forma procesada de arrope de Chañar. Extremadamente dulce, oscuro y espeso, es muy similar a la miel o melaza vegetal y se utiliza en su lugar. Es conocido localmente para aliviar el dolor de garganta y para la tos.

    El fruto se cosecha en otoño y se debe remojar la semilla en agua caliente a 80ºC. Se recomienda sembrar a comienzos de la primavera plantando 4-5 semillas por bolsa.

    Utilidad

    El Chañar se puede considerar un árbol multipropósito, ya que presenta una amplia utilidad no sólo desde el punto de vista de su rol ecológico, sino que por sus usos derivados.

    Ideal como cerco viviente, cortaviento natural y para abrigo del ganado: genera sombra, en su interior crecen pastos tiernos y por su escasez las espinas no molestan demasiado.

    Uso de su madera, que es semidura y moderadamente pesada, blanco-amarillento. Es de reducida y dimensionada para utilizarla muebles rústicos, enseres domésticos o simplemente como leña y carbón.

    Ya hablamos de ello, pero además con su fruto se prepara chicha, arrope y una bebida alcohólica: la aloja de chañar. Lo comían hervido y mezclado con grasa de pescado. En época de cosecha se lo puede comer crudo. Para preparar dulce tipo jalea se muelen los frutos y se le hierve a fuego lento, no se necesita azúcar pues es dulce.

    Como guinda de la torta, también se usa como forraje para el ganado caprino.

    Por último, no queda más que recomendar que visites este maravilloso lugar y conozcas el extraordinario entorno que te entregan estos 50 Chañares, que son, sin duda, un regalo de la naturaleza.

    No olvides cuidar lo que ves y no dejar basura en este centenario bosque, que también es hogar de otras especies como insectos y aves.